Pasos a seguir ante un fallecimiento

Funos.es comparador de precios de funerarias pasos y trámites a hacer después del fallecimiento

¿Qué tengo que hacer en caso de fallecimiento? Aquí te explicamos los diferentes pasos que hay que hacer para afrontar un fallecimiento

1. Verificar si tenemos seguro de defunción

Lo primero de todo es verificar si tenemos seguro de defunción.

En caso que lo tengamos, tendremos que averiguar cuál es el capital asegurado, que será el importe de los servicios que tendremos cubiertos. Si superamos este importe, tendremos que pagar la diferencia. Si no lo agotamos, podremos pedir que nos devuelvan la diferencia.

Tanto si tenemos seguro como si no, tenemos derecho a escoger la empresa funeraria que queremos que preste el servicio, el lugar, el detalle de los servicios que queremos, etc.

Si tenemos seguro de decesos, podemos optar a que la aseguradora se encargue de todo. Esto no implica que no puedas escoger funeraria, tanatorio, servicios que deseas, precios, etc. Pero nos ahorra procesos burocráticos, y sobretodo, nos ahorra del pago de la factura.

2. Decidir qué tipo de servicio funerario queremos

Lo segundo es decidir qué servicio funerario queremos. Esto incluye algunas decisiones importantes como:

  • El lugar donde queremos celebrar el funeral, así como dónde queremos darle sepultura o incinerar los restos
  • Qué destino queremos para el difunto: entierro en un cementerio, o incineración (también llamada cremación)
  • Si queremos hacer un velatorio
  • Si queremos hacer algún tipo de ceremonia de despedida
  • El resto de servicios, todos los extras, etc, podremos decidirlo más adelante cuando la funeraria escogida nos explique todas las opciones

En función de lo que hayamos escogido en estas decisiones previas dependerá a qué funerarias podremos acudir.

3. Comparar funerarias

Tanto si disponemos de un seguro de decesos, como si no, te recomendamos comparar los precios de las diferentes funerarias porque podemos ahorrar mucho dinero.

En caso que tengamos seguro, todo lo que no gastemos del capital asegurado podremos pedir que nos lo devuelvan.

Para comparar precios, podemos hacer dos cosas:

  • Pedir presupuestos a todas las funerarias que queramos. Tendremos que llamar, acudir personalmente, o pedir que vengan a casa los comerciales de todas aquellas funerarias que queramos tener presupuesto. Si no sabemos cuáles son las funerarias que prestan servicio en una localidad concreta, tendremos que buscarlas por Internet.
  • Comparar precios a través de Funios: en solo unos minutos podremos tener los precios de todas las funerarias que prestan servicio en una determinada localidad, con los servicios que ofrecen, y así poder comparar fácilmente, ahorrándonos muchas horas de trabajo.

Compara precios de funerarias

Ahorra una media de 2.000€

A parte del factor precio, tendremos que tener en cuenta otros factores:

  • Que ofrezcan los servicios que requerimos: no todas las funerarias ofrecen todos los servicios, así que tendremos que verificar qué servicios ofrece cada funeraria. Al pedir presupuestos nos indicarán si ofrecen los servicios que queremos o no. Por ejemplo, si queremos una sala de velatorio, o una ceremonia, no todas las funerarias ofrecen estas opciones, y cada funeraria tiene su solución a estas necesidades. En Funios podremos encontrar los servicios que ofrece cada funeraria.
  • La calidad del servicio: aunque todas las funerarias son serias y confiables, no todas tienen la misma reputación. En un momento tan complicado, es importante fiarse de la reputación de la funeraria y escoger una que tenga los máximos estándares de calidad de servicio, máximos estándares éticos, y sus clientes estén muy satisfechos. Para conocer la reputación de una funeraria podemos revisar las valoraciones y comentarios que otros usuarios han dejado en Google sobre esta misma.
  • Las instalaciones: su ubicación, la calidad y el diseño, los servicios y comodidades que ofrecen
Todos estos factores podremos encontrarlos en Funios

4. Escoger la funeraria

La funeraria que escojamos se encargará de todos los trámites, nos proveerá el ataúd, coordinará todo el servicio funerario hasta el entierro o cremación. Incluso algunas funerarias nos ofrecen también los servicios de gestoría, por lo que también pueden encargarse de otros trámites relacionados.

Si tenemos seguro, también tenemos derecho a escoger libremente la funeraria con la que queremos contratar, aunque lo pague la aseguradora.

5. Contactar con la funeraria para tener presupuesto definitivo

Podemos ir personalmente a las oficinas de la funeraria, pedir una visita a domicilio de un comercial de la funeraria, o tramitarlo todo por teléfono. Incluso algunas funerarias ofrecen la tramitación por Internet, con lo que podremos ahorrar tiempo.

En esta llamada o visita el comercial funerario nos explicará en detalle todas las opciones para que escojamos, desde el ataúd o féretro, hasta todos los extras posibles.

Escogiendo todas estas variables y opciones nos entregarán el presupuesto definitivo.

Tendremos que pedir presupuesto cerrado por escrito.

En caso que tengamos seguro, esta tarea podemos encargársela a la aseguradora, y que se encarguen ellos.

6. Obtener el certificado médico de defunción

Esta parte es imprescindible para poder continuar con todos los siguientes pasos. Sin el certificado médico de defunción, no podremos celebrar un funeral, ni enterrar ni incinerar.

  • Si la persona ha fallecido en un hospital, el mismo hospital o médico responsable nos emitirá el certificado de defunción y nos lo entregará.
  • Si la persona ha fallecido en una residencia de mayores y ésta dispone de un médico presente, es probable que este mismo médico nos emita y entregue el certificado de defunción
  • Si la persona ha fallecido en un lugar donde no hay un médico, como en casa, necesitaremos llamar a un médico para que nos certifique la defunción. En este caso, la misma empresa funeraria se encargará de traer a un médico para que verifique el fallecimiento y emita el certificado.
Si tenemos seguro, la aseguradora se encargará de coordinar un médico para que verifique y emita el certificado de defunción.

7. Terminar la contratación del servicio funerario

Con el certificado de defunción ya podemos cerrar la contratación del servicio funerario.

Tendremos que firmar el contrato y realizar el pago.

En caso que no podamos pagar al momento, la empresa funeraria nos presentará opciones para el pago, incluso una posible financiación.

En caso que dispongamos de seguro de decesos, no tendremos que hacernos cargo del pago del servicio hasta el capital que tengamos asegurado. Si superamos el capital asegurado, tendremos que pagar el exceso. Si contratamos un servicio funerario más barato que el capital asegurado, tenemos derecho a que la aseguradora nos devuelva la diferencia.

Si disponemos de seguro, la contratación del servicio funerario, así como el pago, será responsabilidad de la aseguradora.

8. Recogida del cuerpo

Tanto si el fallecido se encuentra en casa, en una residencia, en un hospital, o en otro lugar, la funeraria enviará un coche (furgón) fúnebre especial para la recogida del cuerpo.

Seguidamente lo trasladará a las instalaciones de la funeraria, normalmente a un tanatorio, donde se le realizará todo el proceso higiénico sanitario y de adecuación del cuerpo para ser expuesto (si así lo hemos escogido) y enterrado o incinerado.

De esto se encargará la funeraria, así que no tendremos que preocuparnos.

9. Gestiones administrativas para el entierro o incineración

La funeraria se encargará de realizar todos los trámites para poder enterrar o incinerar a la persona, pedir los permisos correspondientes, coordinar fecha y hora del entierro o la incineración, pagar las tasas correspondientes.

Habrá que entregar a la funeraria el DNI del fallecido para que pueda realizar todos los trámites.

Entre otras cosas, la funeraria se encargará de los siguientes trámites:

  • Inscripción en el Registro Civil la partida de defunción
  • En caso de entierro: Obtención de la licencia de enterramiento
  • En caso de incineración: Manifestación del difunto por escrito, hecha en documento fehaciente, o declaración jurada del familiar más cercano conforme el fallecido quería ser incinerado

Todos estos trámites son obligatorios para poder enterrar o incinerar, según sea el caso.

10. Velatorio y ceremonia

En función de lo que hayamos escogido (ninguno de estos servicios son obligatorios, dependerán de nuestra elección), haremos:

  • El velatorio, que puede ser en un tanatorio, o en casa. Si lo hacemos en un tanatorio, la empresa funeraria se encargará de organizarlo todo para que solo tengamos que preocuparnos de velar a la persona fallecida
  • Una ceremonia: ya sea laica o religiosa, en una sala de ceremonias en el tanatorio, en el cementerio, en una iglesia independiente, o en cualquier otro espacio donde podamos realizar el encuentro. Lo podremos organizar previamente a la despedida final en el cementerio o crematorio, o podremos organizarlo a posteriori.

11. Traslado al cementerio o crematorio

Este traslado se hace en coche fúnebre, y es uno de los conceptos obligatorios que incluyen todas las funerarias.

Existen dos tipos de traslados:

  • Traslado ordinario: no precisan de autorización sanitaria, siempre el lugar de origen (domicilio, hospital, residencia, tanatorio, funeraria…) y el de destino estén en la misma Comunidad Autónoma.
  • Traslado que requiere de autorización sanitaria: existen diferentes traslados que precisan de esta autorización para poder realizarse. Entre ellos, traslados a diferentes Comunidades Autónomas o al extranjero, traslados de cuerpos que suponen un riesgo sanitario (por ejemplo, porque han muerto a causa de una enfermedad infecciosa), o cuando han pasado más de 48 horas de la defunción.

12. Destino final: entierro o incineración

La despedida concluye con el entierro en un cementerio o la incineración

Normalmente podremos hacer una última despedida más íntima en cualquiera de estos dos casos.

Por ley, tienen que pasar como mínimo 24 horas desde la muerta para poder ser enterrado o incinerado. Una vez pasadas estas 24 horas, ya se puede enterrar o incinerar, y no hay límite de tiempo para hacerlo.

Compara precios de funerarias

Ahorra una media de 2.000€